miércoles, 21 de abril de 2021

Guía para informarse sobre África


Hoy en día, es un reto descomunal estar bien informado, no solo sobre África, sino sobre todo el mundo, sobre nuestro propio entorno, sobre los acontecimientos y hechos globales y locales. Lo peor de esta situación es que una gran mayoría de la sociedad actual no tiene ninguna posibilidad de estar bien informada. Esta imposibilidad viene dada por varios factores, unos externos y otros internos a cada persona.


El primero y fundamental de los externos es el que se puede ilustrar con el viejo chiste: “¿cómo esconder un elefante en la Gran Vía? Respuesta: Metiendo un millón de elefantes más". Así se esconde el elefante que es la información veraz y de calidad, la(s) fuente(s) de información fiable(s), metiendo un millón de elefantes más, un millón de fuentes más.

martes, 6 de abril de 2021

El maldito democracímetro en África

Contemplando el continente africano a través de los medios occidentales vemos que los periodos electorales son convulsos en las urbes de todas sus regiones. Los y las africanas hacen gala ante nuestros ojos de una pasión histriónica ante algo tan aburrido para nosotros, los autodenominados civilizados, como es ir a votar. Manifestaciones y muertos jalonan cada comicio. Pero ¿por qué? ¿es eso así de simple? Para hacer un análisis crítico del asunto hay que observar un poco más de cerca algunos aspectos relacionados con los medios de comunicación, la democracia y la ideología.

Los medios de comunicación

Los medios de comunicación que nos abastecen en Occidente de lo que llamamos noticias tienen una agenda que no suele coincidir con lo que es importante, con lo que de verdad le interesa a la sociedad. Te pueden marear hasta que te estalle la cabeza con temas que tienen poca o ninguna relevancia para nosotros, mientras que lejos de sus focos tienen lugar lo que de verdad afecta a nuestras vidas y no nos enteramos.

Todo el elenco de medios españoles (que en realidad son solo dos grupos muy similares) tienen los mismos dueños y la misma agenda. Nos ofrecen sus entretenimientos etiquetados como noticias jugando a poli bueno / poli malo, o mejor dicho, poli conservador y poli progresista. Pero en realidad son lo mismo, se mueven dentro del mismo marco cultural delimitado e infranqueable. En lo internacional ninguno de ellos pueden discrepar ni divergir de la línea y agenda de los grandes medios globales (AP, AFP, New York Times, The Guardian, BBC, CNN o Washington Post). En esa agenda internacional, África solo vale para poner toques del estilo de dolor, guerras y penurias, a veces otras historias fabricadas con la etiqueta de noticia que sirven para lavar conciencias de políticos y otros variopintos bienhechores, pero no para dar a conocer su realidad. Para fingir que les interesa otra cosa de estos países que no sean sus penurias, hablan de sus elecciones. Según nuestros medios, las elecciones son de lo más importante y nos encantan a los ciudadanos… Hay, por supuesto, honrosas excepciones de profesionales enormes, cada día más, pero aquí hablamos de la generalidad, de lo que llega a la mayoría.

Sinceramente, creo que pasan más cosas y que son más importantes que los comicios cada 4, 5 o 6 años en esos países y sociedades. Pero los medios no nos lo muestran. También creo que lo que hace protestar a los y las africanas no es que quieren votar cada 4 años a dos candidatos iguales, sino que quieren una vida digna y en paz. Los que reivindican soberanía y políticas anti sistema capitalista no salen en nuestros medios. Solo nos muestran las manifestaciones de personas que piden votar a uno u otro candidato al servicio de Occidente (aclaremos que gente que defiende el interés de su enemigo hay en todas partes, que cada uno, esté donde esté, mire en su propio país).

jueves, 18 de febrero de 2021

Tener claro cuál es tu bando

desmotivaciones.es
El día 6 de febrero de 2021 amaneció triste. Habían pasado exactamente siete años desde que la guardia civil mató a 14 jóvenes sin gastar ni una bala, lo hicieron con el abundantísimo material antidisturbios que les pagamos entre todos para combatir… no sé qué exactamente. Dicen que la inmigración, pero eso es una gran mentira, no se puede combatir una enfermedad si no se trata la causa. La principal causa es la pobreza. Matar a los pobres no es combatir la pobreza, es solo matar. Pienso en sus madres, padres, hermanas y hermanos, parejas, ¡cuanto dolor e impotencia! No quiero ni pensar que algo así le pueda pasar a mi padre, a mi hermano, a mi hijo. Qué horror.

martes, 9 de febrero de 2021

Más violencia en la República Democrática del Congo

 En el ultimo año el numero de crímenes contra la población civil en la República Democrática del Congo (RDC) se ha incrementado significativamente en relación a otros periodos. La mayor parte de la violencia sigue azotando la zona de Ituri en el este del país, donde desde el año 2019 se contabiliza la muerte violenta de 1.200 civiles a manos de grupos irregulares o asociados a ellos y el desplazamiento de forzoso de 1.6 millones de personas consecuencia de la violencia, según UNICEF.

El problema de la persistencia de la violencia en el Congo sigue siendo el mismo de siempre: la falta de voluntad política tanto de los gobiernos congoleños de turno como por parte de la Comunidad internacional de llegar a los autores intelectuales de las masacres. Hasta ahora y como ha hecho el Tribunal Penal Internacional de la Haya, las acusaciones y los arrestos se han limitado a simples jefes de guerrilla, pero sin pasar al escalafón superior e investigar quiénes ordenaron las masacres y los crímenes. Detrás de todo está el hecho de que los jefes de estado africanos autores intelectuales de las masacres son piezas vitales para la llamada Comunidad Internacional (Estados Unidos y aliados) en la estrategia de control de la RDC y sus riquezas. Por otra parte, la causa de las masacres y las violaciones a gran escala es la estrategia de despoblación de territorios congoleños ricos en yacimientos mineros que en el futuro serian absorbidos por países vecinos vía balkanizacion de la RDC. Es decir, de forma directa o indirecta, las masacres siempre han estado favorecidas por los gobiernos de algunos países limítrofes, utilizando guerrillas congoleñas que financian o alentando conflictos étnicos y regionales en la RDC.