miércoles, 21 de abril de 2021

Guía para informarse sobre África


Hoy en día, es un reto descomunal estar bien informado, no solo sobre África, sino sobre todo el mundo, sobre nuestro propio entorno, sobre los acontecimientos y hechos globales y locales. Lo peor de esta situación es que una gran mayoría de la sociedad actual no tiene ninguna posibilidad de estar bien informada. Esta imposibilidad viene dada por varios factores, unos externos y otros internos a cada persona.


El primero y fundamental de los externos es el que se puede ilustrar con el viejo chiste: “¿cómo esconder un elefante en la Gran Vía? Respuesta: Metiendo un millón de elefantes más". Así se esconde el elefante que es la información veraz y de calidad, la(s) fuente(s) de información fiable(s), metiendo un millón de elefantes más, un millón de fuentes más.

martes, 6 de abril de 2021

El maldito democracímetro en África

Contemplando el continente africano a través de los medios occidentales vemos que los periodos electorales son convulsos en las urbes de todas sus regiones. Los y las africanas hacen gala ante nuestros ojos de una pasión histriónica ante algo tan aburrido para nosotros, los autodenominados civilizados, como es ir a votar. Manifestaciones y muertos jalonan cada comicio. Pero ¿por qué? ¿es eso así de simple? Para hacer un análisis crítico del asunto hay que observar un poco más de cerca algunos aspectos relacionados con los medios de comunicación, la democracia y la ideología.

Los medios de comunicación

Los medios de comunicación que nos abastecen en Occidente de lo que llamamos noticias tienen una agenda que no suele coincidir con lo que es importante, con lo que de verdad le interesa a la sociedad. Te pueden marear hasta que te estalle la cabeza con temas que tienen poca o ninguna relevancia para nosotros, mientras que lejos de sus focos tienen lugar lo que de verdad afecta a nuestras vidas y no nos enteramos.

Todo el elenco de medios españoles (que en realidad son solo dos grupos muy similares) tienen los mismos dueños y la misma agenda. Nos ofrecen sus entretenimientos etiquetados como noticias jugando a poli bueno / poli malo, o mejor dicho, poli conservador y poli progresista. Pero en realidad son lo mismo, se mueven dentro del mismo marco cultural delimitado e infranqueable. En lo internacional ninguno de ellos pueden discrepar ni divergir de la línea y agenda de los grandes medios globales (AP, AFP, New York Times, The Guardian, BBC, CNN o Washington Post). En esa agenda internacional, África solo vale para poner toques del estilo de dolor, guerras y penurias, a veces otras historias fabricadas con la etiqueta de noticia que sirven para lavar conciencias de políticos y otros variopintos bienhechores, pero no para dar a conocer su realidad. Para fingir que les interesa otra cosa de estos países que no sean sus penurias, hablan de sus elecciones. Según nuestros medios, las elecciones son de lo más importante y nos encantan a los ciudadanos… Hay, por supuesto, honrosas excepciones de profesionales enormes, cada día más, pero aquí hablamos de la generalidad, de lo que llega a la mayoría.

Sinceramente, creo que pasan más cosas y que son más importantes que los comicios cada 4, 5 o 6 años en esos países y sociedades. Pero los medios no nos lo muestran. También creo que lo que hace protestar a los y las africanas no es que quieren votar cada 4 años a dos candidatos iguales, sino que quieren una vida digna y en paz. Los que reivindican soberanía y políticas anti sistema capitalista no salen en nuestros medios. Solo nos muestran las manifestaciones de personas que piden votar a uno u otro candidato al servicio de Occidente (aclaremos que gente que defiende el interés de su enemigo hay en todas partes, que cada uno, esté donde esté, mire en su propio país).

jueves, 18 de febrero de 2021

Tener claro cuál es tu bando

desmotivaciones.es
El día 6 de febrero de 2021 amaneció triste. Habían pasado exactamente siete años desde que la guardia civil mató a 14 jóvenes sin gastar ni una bala, lo hicieron con el abundantísimo material antidisturbios que les pagamos entre todos para combatir… no sé qué exactamente. Dicen que la inmigración, pero eso es una gran mentira, no se puede combatir una enfermedad si no se trata la causa. La principal causa es la pobreza. Matar a los pobres no es combatir la pobreza, es solo matar. Pienso en sus madres, padres, hermanas y hermanos, parejas, ¡cuanto dolor e impotencia! No quiero ni pensar que algo así le pueda pasar a mi padre, a mi hermano, a mi hijo. Qué horror.

martes, 9 de febrero de 2021

Más violencia en la República Democrática del Congo

 En el ultimo año el numero de crímenes contra la población civil en la República Democrática del Congo (RDC) se ha incrementado significativamente en relación a otros periodos. La mayor parte de la violencia sigue azotando la zona de Ituri en el este del país, donde desde el año 2019 se contabiliza la muerte violenta de 1.200 civiles a manos de grupos irregulares o asociados a ellos y el desplazamiento de forzoso de 1.6 millones de personas consecuencia de la violencia, según UNICEF.

El problema de la persistencia de la violencia en el Congo sigue siendo el mismo de siempre: la falta de voluntad política tanto de los gobiernos congoleños de turno como por parte de la Comunidad internacional de llegar a los autores intelectuales de las masacres. Hasta ahora y como ha hecho el Tribunal Penal Internacional de la Haya, las acusaciones y los arrestos se han limitado a simples jefes de guerrilla, pero sin pasar al escalafón superior e investigar quiénes ordenaron las masacres y los crímenes. Detrás de todo está el hecho de que los jefes de estado africanos autores intelectuales de las masacres son piezas vitales para la llamada Comunidad Internacional (Estados Unidos y aliados) en la estrategia de control de la RDC y sus riquezas. Por otra parte, la causa de las masacres y las violaciones a gran escala es la estrategia de despoblación de territorios congoleños ricos en yacimientos mineros que en el futuro serian absorbidos por países vecinos vía balkanizacion de la RDC. Es decir, de forma directa o indirecta, las masacres siempre han estado favorecidas por los gobiernos de algunos países limítrofes, utilizando guerrillas congoleñas que financian o alentando conflictos étnicos y regionales en la RDC.

jueves, 20 de agosto de 2020

Mali, show must go on

Así por encima podemos decir que en Mali hay, reconocidos y oficialmente:

  • 5.100 militares franceses con la operación Barkhane.
  • 15.610 entre militares y policías con la misión de la ONU, MINUSMA son soldados de Chad (1.447), Bangladesh (1.298), Burkina Faso, Egipto, Senegal, Togo, Níger, Guinea Conakry, China (426) y Costa de Marfil, además contribuyen con policías solo Nigeria, Túnez y Benín, entre otros.
  • Más de 1.066 militares europeos con la misión de la Unión Europea EUTM - Mali. Según la web de la UE, los 1.066 son «por mandato», es decir: seguramente sean más, porque ha renovado el mandato cuatro veces, desde que se implantó en enero de 2013, y cada renovación aumenta el personal. Por ejemplo, la participación española comenzó con 50 efectivos y tras la cuarta renovación pasó a 292 efectivos, cuando asumió el mando de la misión. Estarán allí hasta 2024, de momento. La misión se ha extendido por todo el territorio maliense, con soldados de 22 países de la UE y otros seis europeos pero no de la Unión como Reino Unido, en colaboración con la MINUSMA y la misión del G5 Sahel. Su presupuesto nos cuesta 133.700 millones de euros.
  • Más tropas con el G5 Sahel, pero de número indeterminado. Al ser este grupo la contrapartida política y económica de la misión francesa Barkhane, cuenta con los mencionados 5.100 francesas más tropas de todos los países que la componen, Malí, Burkina Faso, Níger, Chad y Mauritania, bajo la dirección de Francia.

Argelia, una de las naciones más interesadas en combatir el terrorismo en el Sáhara, se negó a pertenecer al G5 Sahel por considerarlo «injerencista». Tampoco se llamó a participar en él a otros dos vecinos con serios problemas de seguridad por el terrorismo, Libia y Sudán. Sin comentarios.

Además hay que sumar, según fuentes oficiales, que hay tropas estadounidenses, en cantidad sin determinar «por motivos de seguridad» dando formación al ejército de Mali, con programas de apoyo «militar y civil».


No nos olvidemos de Rusia, que asegura que tiene cooperación militar con el país saheliano, le vende armamento, munición y vehículos militares.


viernes, 7 de agosto de 2020

La República Democrática del Congo según Kambale Musavuli

Este texto ha sido escrito por el analista congoleño Kambale Musavuli, el día 6 de agosto de 2020. No hay fotos de la delegacion de más de 300 personas que viajaron a Congo, ni en la web de la UE, pero sí hay un informe que dice, efectivamente, bla bla bla sobre el viaje de "ayuda y buenas intenciones".

300 europeos en Congo, saltan todas las alarmas de los congoleños

«En junio de 2020, publiqué en mis redes sociales que me preocupaba la visita de los europeos a la RDC durante la pandemia de COVID-19. Tuvimos más de 300 personas volando a la RDC, en su mayoría diplomáticos con el pretexto del apoyo humanitario, dejando atrás a sus familias y arriesgando sus vidas para venir a ayudarnos en el Congo, en lugar de Italia o España.
Durante esa visita, la delegación de la Unión Europea se reunió con el presidente congoleño y se informó de que:
"La delegación está tratando de asegurar que los acuerdos militares firmados con los EE.UU. durante la primera visita del presidente congoleño a Washington se apliquen.

Artículo en francés:  

 
Lo que también me llamó la atención durante esta visita fue el hecho de que la UE presionó al presidente congoleño para que organizara un diálogo con los líderes de la oposición. Me pareció extraño que estuvieran interesados en esto. A través de algunas llamadas que hice, y el análisis de las protestas que siguieron después en el Congo, me quedó claro que había un proceso exterior para fortalecer el régimen de Félix en el poder ejecutivo, crear un gobierno de unidad y luego presionar a Kabila para que saliera del Congo.

Así que hace dos días, cuando vi la noticia en el sitio web de la embajada de EE.UU. de que AFRICOM reanudará su entrenamiento con los militares congoleños, reforzó el análisis de que Félix está siendo definitivamente controlado desde Washington para contrarrestar, entre otras cosas, los intereses de China y Rusia en la RDC a través de Kabila. 


Esto es lo que el jefe de Africom afirma sobre la cooperación militar:
"También me gustaría felicitarles a usted y a las FARDC por el reciente ascenso de la República Democrática del Congo al nivel 2 de la lista de vigilancia en el informe anual de los Estados Unidos sobre la trata de personas. ... Como resultado, los Estados Unidos pueden ahora relanzar los programas de cooperación en materia de seguridad con la República Democrática del Congo RDC, en particular mediante el envío de oficiales de las FARDC a los cursos internacionales de educación y formación militar en los Estados Unidos".

domingo, 24 de mayo de 2020

Amor al Sáhara, al Sáhara libre

Hasta 2011, cada vez que escuchaba a alguien decir que África tenía 53 países, no podía contenerme y corregir la cifra: "son 54", por amor al Sáhara. La Unión Africana tenía 53 miembros, pero África tenía 54 países.
¿Por qué?
Porque en 1984 la UA reconoció a la República Árabe Saharaui Democrática, RASD, como estado miembro de pleno derecho, razón por la que Marruecos abandonó la UA en señal de protesta. 

Entonces, la UA tenía 53 miembros, incluyendo la RASD, pero el continente tenía 54 sumando Marruecos a esos 53.

sábado, 11 de abril de 2020

Nosotros, los yurugu de la tierra

Nosotros, los blancos europeos y euroamericanos, vivimos en una burbuja que no es el mundo real.
Apunte 1:
[Aquí lo achacamos, entre otras cosas, a lo que se conoce como información, que no es sino propaganda y blindaje del sistema contra la duda y la crítica. Percibimos el mundo que nos rodea a través de lo que asimilamos como información, entretenimiento o cultura -radios, televisiones, periódicos revistas, libros, películas…- que NO nos presentan la realidad, sino un espejismo de la misma.
Los llamados medios alternativos no son la solución, ya lo hemos dicho otras veces, no tienen financiación y su agenda está marcada por esas máquinas de propaganda, comúnmente conocidas como los principales medios de comunicación o medios mainstream.
Insistimos también en que no nos preguntéis “Y entonces ¿dónde nos informamos?”, porque la respuesta no puede ser a la pregunta de “dónde”, sino a la de “cómo”, la clave está en nuestra mirada. Tenemos que leer/ver/escuchar con mirada crítica y sentido común. Pensar y pensar. Sacarás más información valiosa de tu esfuerzo por deshacerte de tus propios sesgos y asunciones erróneas, que de ningún medio de comunicación de los principales o corporativos.
Decía Thomas Jefferson: “Un hombre que jamás mire un periódico estará mejor informado que quienes los leen, por lo mismo que quien no sabe nada está más cerca de la verdad que quien tiene la mente repleta de falsedades y errores.”]
Los blancos europeos y descendientes, los euroamericanos, siempre tuvimos la sensación de ser superiores, o mejor dicho, de representar o ser El Mundo; de representar o ser La Humanidad; de ser poseedores de La Razón y La Verdad. Vistos desde fuera parecemos unos dementes. Somos violentos, crueles, neuróticos, hipócritas, ladrones, egoístas… ¡lo tenemos todo! culturalmente hablando, que nadie se lo tome por lo personal. Más precisamente, somos la viva encarnación de Yurugu, según la antropóloga Marimba Ani.
 Yurugu, es un concepto que proviene de la mitología Dogón, un pueblo africano que probablemente muchos europeos consideren primitivo y subdesarrollado, pero que domina una cosmología mucho más compleja que la cristiana-europea, cuyos mitos infantiles e incongruentes provocaban la risa en los primeros contactos con los pueblos africanos. Muy resumidamente, Yurugu es un ser mitológico incompleto, que siempre está buscando la parte que le falta a su ser y en esa búsqueda, provoca el desorden en el universo. (no es malvado, ojo, es incompleto).

sábado, 14 de marzo de 2020

Imaginemos que los derechos no se pagan

Albert Einstein decía que en momentos de crisis «la imaginación es más importante que el conocimiento» y creo que tenía razón, lo que pasa es que nuestra capacidad de imaginar ha sido lobotomizada por la cultura dominante, en todas las áreas de nuestra vida cognitiva. Todo lo que nos entra por los sentidos: educación, cultura, información, entretenimiento… es prefabricado y consumible, no fomenta la imaginación para solucionar problemas. Es más, la hace invisible, “innecesaria”.
Vivimos en este sistema convencidos de que la vida no es posible de otro modo más que este capitalista, imperialista y suicida, y nos quedamos tan panchos.

«Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo»
 

Muchos hemos escuchado esta categórica frase. Hace pensar ¿eh? Sin embargo, demuestra que tenemos cero imaginación y no somos ni conscientes de ello.
Esta frase es generalmente atribuida al profesor y teórico marxista Fredric Jameson, que en 2003, en un brillante y recomendable artículo titulado ‘The Future City’ dice textualmente «Someone once said that it is easier to imagine the end of the world than to imagine the end of capitalism» (Alguien dijo una vez que es más fácil imaginar el final del mundo que el final de capitalismo). Lo que él recuerda, de forma magistralmente resumida en esta frase, es la más elaborada reflexión de otro teórico marxista, el historiador H. Bruce Franklin, en un ensayo titulado ‘What are we to make of James Graham Ballard apocalypse?’ (¿Qué podemos sacar del Apocalipsis de James Graham Ballard?), que induce a esa idea, tras leer su análisis en perspectiva histórica de las novelas de ciencia ficción de Ballard. Franklin reflexiona sobre cómo retrata -o parodia- Ballard la realidad social y la naturaleza humana. Dice que sus novelas reflejan «una sociedad bruta, estúpida, perversa, cruel y autodestructiva», capaz de acabar con el mundo en que vive. El historiador H. Bruce Franklin cree que Ballard confunde el fin de todo con el fin del capitalismo y se pregunta al final de su análisis: «What could Ballard create if he were able to envision the end of capitalism as not the end, but the beginning, of a human world?» (¿Qué podría haber creado Ballard si hubiera sido capaz de imaginar el fin del capitalismo no como el fin, sino como el principio de un mundo humano?”). Como se puede ver, la reflexión de Franklin va mucho mas allá, viene a decir que ojalá la imaginación le hubiera servido a Ballard para avanzar, para lograr un avance que la humanidad necesita, para solucionar un problema: el capitalismo.


lunes, 18 de noviembre de 2019

La APDHE concede uno de los premios 2019 de Derechos Humanos a V. Ingabire

La APDHE ha concedido los premios de derechos humanos 2019 a magníficos candidatos haciendo gala de una independencia y coherencia encomiables. El gran Jorge del Cura, el gran Pascual Serrano y a nivel internacional, en su línea de no dejarse llevar por modas sino por su trabajo real y diario, a Victoire Ingabire de Ruanda y a Nora Morales, de la Madres de Plaza de Mayo – línea fundadora, unas buenas y queridísimas amigas de Umoya en Argentina.
Unas cuantas veces, gente amiga y cercana de profesión y de vida me han preguntado en confianza ¿por qué sois tan pesados con esta mujer? [Victoire Ingabire] / ¿Con este asunto? [Ruanda], esto es algo que agradezco porque es señal de una relación de sinceridad, en la que se plantean las cosas de frente. De sus palabras yo extraigo que les importo. Se trata de un solapado consejo para reflexionar, a la vez que de una advertencia “querida amiga, se te está yendo la olla, ¡vuelve al mundo en el que vivimos todos!”.
No sé qué responder, esta postura mía y de las y los compañeros de Umoya es difícil de explicar. No se trata de cerrazón, se trata de mantenernos firmes en una denuncia, aún a costa de las adversidades que trae toda lucha contra las versiones oficialmente impuestas a la mayoría, sin basarse en la realidad necesariamente; no se trata de obsesión, se trata de no cejar en la defensa de una causa justa, la de las víctimas de esta oficialidad impuesta, de esta impunidad de determinados criminales, cuyas exacciones han sido demostradas sobradamente durante los últimos 20 años; y no se trata aleatoriamente de cualquier mujer ni de cualquier causa, se trata, probablemente a estas alturas, de una de las mayores tragedias humanas de la historia reciente. Una tragedia que debería avergonzar a la humanidad entera.