domingo, 24 de junio de 2012

Ruanda va a ser miembro del Consejo de Seguridad de la ONU ¿y qué?

A veces, el verdadero escándalo de las noticias, es la información que se oculta.
El día 19 de junio me alegró leer este titular: Human Rights Watch critica que Ruanda tenga prácticamente garantizado un escaño en el Consejo de Seguridad de la ONU. ¡Bravo! –Pensé- qué bien que HRW, una organización tan respetada y escuchada, lo diga alto y claro: el actual gobierno de Ruanda tiene algunas responsabilidades que depurar, antes de entrar en el organismo que gobierna el mundo. El partido FPR, en el gobierno de Ruanda, está acusado por la propia ONU de haber cometido asesinatos en masa y sistemáticos de población civil inocente de etnia hutu. También hay dos tribunales en el mundo que quieren sentar en el banquillo a algunos altos cargos de este gobierno. Por último, y sé que esto no hace única a Ruanda ni siquiera entre los países miembros del Consejo, es un gobierno que asesina y encarcela a sus críticos y opositores. Cuál no sería mi corte al seguir leyendo la noticia y ver que la razón que alude HRW es que Ruanda “da protección al ex señor de la guerra, buscado por la Corte Penal Internacional, Bosco Ntaganda”.

Si bien es cierto que Ruanda no solo da protección a Bosco Ntaganda sino que también le da trabajo, puesto que es el encargado de organizar la actual rebelión mortal en el vecino este del Congo, función para la que Ntaganda fue seleccionado por su amplia y probada experiencia, además es cierto que otro tribunal competente, la Audiencia Nacional española, busca al mismísimo gobierno de Ruanda por los mismísimos crímenes que se imputan a Ntaganda, crímenes contra la humanidad y asesinatos en masa de personas inocentes.

¿Qué tiene ese otro tribunal, señores de HRW, que no merece su consideración? Creo que es mayor razón para pedir que no se admita a Ruanda en el Consejo de Seguridad de la ONU que sus dirigentes están acusados de asesinatos masivos y no que sus dirigentes protegen a un hombre que está acusado de asesinatos masivos. Es de Perogrullo.
No sé dónde está la complicación, de verdad, no puedo comprender el empeño en ningunear algo tan importante en la lucha global contra la impunidad de los peores crímenes imaginables.

Juan Carrero no se cansa de repetir la razón por la que el auto judicial abierto en España es tan importante: el tribunal penal internacional de La Haya, sólo puede juzgar crímenes cometidos a partir de julio de 2002, fecha en que fue creado, con lo cual no tiene competencia para juzgar los asesinatos de los 9 españoles por los que se inicia la investigación judicial en España, todos ellos previos a esta fecha.

Por otra parte, el Tribunal Penal Internacional para Ruanda, TPIR, sólo tiene competencia para juzgar crímenes cometidos durante 1994, en suelo ruandés, con lo cual no puede juzgar ocho de los nueve asesinatos de españoles que son los siguientes.

1. Joaquim Vallmajó Sala, de Girona, misionero padre blanco, asesinado el 26 de abril de 1994 por el FPR, en Byumba, Ruanda. 

2. Los misioneros maristas Servando Mayor García, de Burgos,

3. Julio Rodríguez Jorge, de Valladolid,

4. Miguel Ángel Isla Lucio, de Burgos, 

5. y Fernando de la Fuente de la Fuente, de Burgos, todos ellos asesinados el 31 de octubre de 1996 por el FPR, en Bukavu, este de la República Democrática del Congo.

6. La enfermera cooperante de Médicos del Mundo, Flors Sirera Fortuny, de Lleida,

7. El médico cooperante de médicos del mundo, Manuel Madrazo Osuna, de Sevilla,

8. y el fotógrafo Luis Valtueña Gallego, de Madrid, asesinados los tres el 18 de enero de 1997, en Ruhengeri, al norte de Ruanda, por el FPR.

9. El misionero Isidro Uzcudun, de Donosti, asesinado el 10 de junio de 2000, en Gitarama, Ruanda, por un comando secreto del FPR.

El juez Fernando Andreu Merelles además acusa de cometer asesinatos masivos de inocentes congoleños y ruandeses, así como del crimen de pillaje de las riquezas del país vecino, R. D. Congo, a Kagame y otros cuarenta altos cargos del FPR, ahora en el gobierno ruandés.

De algún modo, la justicia internacional no puede, técnicamente hablando, juzgar 8 de estos 9 asesinatos, ni ningún otro cometido después del 31 de diciembre de 1994 y antes del 1 de julio de 2002 en la región de los grandes lagos de África. Si el FPR es acusado (hasta por la ONU, pero sin consecuencias) de haber provocado la muerte de millones de personas en Ruanda y Congo, pero no existe en el mundo una sola imputación contra sus miembros más que la del juez Andreu Merelles, si este proceso no llega a concluirse, los responsables de las peores masacres de la historia de la humanidad, después de la segunda guerra mundial, estarán quedando simple y llanamente impunes.

El TPIR podría juzgar el asesinato del padre Vallmajó, puesto que entra en sus competencias -crímenes cometidos entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 1994- igualmente tendría capacidad de actuación sobre el atentado terrorista que acabó con la vida del entonces presidente y desencadenó el terrible genocidio de 1994. Pero este tribunal nunca ha investigado a ningún miembro del FPR, ningún Tutsi, ni siquiera ha investigado el atentado contra el avión presidencial, ocurrido el 6 de abril de 1994. Es más, quien ha intentado investigar crímenes del FPR, o el atentado, en ese limitado periodo de tiempo, ha sido inmediatamente destituido.
¿Por qué no se apoya desde los ámbitos que se hacen llamar defensores de los derechos humanos esta única posibilidad de juzgar a los responsables de las mayores masacres después de la segunda guerra mundial? No lo entiendo, de verdad, no lo entiendo…

Por otro lado, el que un gobierno con graves crímenes y graves mentiras bajo la alfombra en casa, entre a formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU no es nada nuevo, ni especial. No es el primero y no será el último.

3 comentarios:

  1. ¡¡¡Razón tienes!!!, NI EL PRIMERO NI EL ÚLTIMO(POR DESGRACIA PARA EL SER "HUMANO").
    Es triste la "memoria de pez" que tienen la personas.
    Algunos parece sólo recuerdan los crímenes por el hecho de haberlos vivido en su propia piel o en alguna cercana, por tanto: ¡¡¡Afortunados sois y quiera el Cielo que lo seais siempre en vuestra ignorancia!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Rosa, por seguir clarificando y poniendo luz a la desinformación que reina con el tema. Sin prejuicios, con decisión, y con voz valiente, que sigamos leyéndote sobre el tema. Alejandro

    ResponderEliminar
  3. Qué buen Post y cuanta razón, Rosa. Completamente de acuerdo!

    ResponderEliminar