viernes, 17 de febrero de 2012

Los borrachines de los españoles

El día 14 de diciembre de 2011, la UE votó en contra de renovar los acuerdos de pesca de Europa con Marruecos, en vigor desde 2007, que violaban claramente las leyes internacionales. La UE lo sabía y todos estos años miró hipócrita para otro lado, sin excluir del acuerdo los caladeros del Sáhara Occidental, como habían hecho ya otros países. Marruecos negociaba con los recursos de las aguas de la República Árabe Saharaui, que según la ONU no son de Marruecos y no tiene derecho a administrarlas, al igual que el resto de recursos de la última colonia sin independizar de África.


Por estos acuerdos la UE pagaba a Marruecos 36 millones de euros al año. Todas estas decisiones siempre estuvieron más influenciadas por políticas y manipuladas por lobbies, que por la practicidad. Casi no se dio importancia a una declaración crucial en el asunto. Una asociación de pescadores de Galicia dijo que la pesca disponible para ellos en aguas de Marruecos no valía los 36 millones de euros. Alguien se preguntó entonces ¿por qué no paga la UE a los pescadores españoles los 36 millones en lugar de dárselos a Marruecos por nada? Los acuerdos eran ruinosos para España, la beneficiaria de 101 de las 119 licencias que se “compraban”, por lo tanto también para Europa. Pero los políticos erre que erre con que querían renovar el injusto acuerdo “en defensa de los intereses de nuestros arruinados pescadores”.

Siendo mal pensada, creo que la avara Europa, finalmente se decidió a no renovar los acuerdos, no por dejar de atropellar los derechos fundamentales de los saharauis, sino porque echaron cuentas y vieron que los pescadores tenían razón: los acuerdos eran una ruina.


Esto fue un duro golpe para Marruecos. Desde mi ignorancia en cuestión de mercados, dudé desde el principio que esto hiciera subir el precio del pescado, como algunos apuntaron alarmistas, ¿por qué, si suponían más gastos que beneficios en realidad? De hecho esta Navidad el precio del pescado ha sido ruinosamente bajo para el sector. Más bien… Desconozco si ha subido el precio del Hachis, pero juraría que sí lo ha hecho (algunos barcos españoles no encontraban pescado así que traficaban con hachis).

Al día siguiente, la agencia de noticias africana Afrik.com publicaba esta noticia [en español]. Me hizo gracia que asegurase que Marruecos no perdería nada, pero España perdería mucho, “los pescadores españoles perderían su trabajo y habría más paro, lo que ocasionaría peores condiciones de vida y descenderán los ingresos de las cervecerías”. ¿?!¡?¿!
En Marruecos, los españoles tenemos la mala imagen de ser un poco borrachines. Estamos todo el día con las cañas y las cervezas para arriba y para abajo. No decimos “a ver si nos vemos” a un conocido, sino “a ver si nos tomamos unas cañas” y no decimos “Hablemos”, sino “tomemos una cerveza”, ¡lo ve hasta un ciego! y el periodista marroquí también. No es que le haya sentado como un tiro que a su gobierno le hayan dejado de comprar humo, sino que se preocupa por los pobres españoles, por si no van a tener dinero para lo que más les gusta en el mundo: beber cerveza, por culpa de su gobierno que ha dejado de pagar a Marruecos por nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario