domingo, 15 de abril de 2012

Tres son tres los presidentes genocidas...

Y ninguno piensa pagar pos sus crímenes.

No restrinjo a tres el número de genocidas en el mundo, pero cuando hay pruebas que lo demuestran y encima esas personas son la máxima institución y representación del pueblo al que asesinan y atormentan, creo que es nuestro deber como seres humanos denunciarlo sin descanso, exigir que inmediatamente dejen de ser presidentes de aquellos países a los que han dominado asesinando y exterminando conscientemente a parte de su población, que se les retiren todos los cargos, honores y contemplaciones, al menos por parte de nuestros gobiernos. Debemos exigir sin descanso que sean juzgados ante los tribunales que los requieren. Y que su juicio sea justo, para que si fueran inocentes, lo demuestren y sigan con sus vidas.


Hay tres hombres ocupando la presidencia en tres países del continente africano, cuyos crímenes contra la humanidad y genocidio han sido desvelados con pruebas, datos y testimonios. Dos de ellos con requerimientos judiciales. El caso del tercero está a punto de ser escuchado en algún tribunal del mundo. 
1. Omar al Bashir, presidente de Sudán, está acusado de genocidio y crímenes contra la humanidad, cometidos en Darfur, oeste del país que preside, por La Corte Penal Internacional, de La Haya, desde el 4 de marzo de 2009;


 
2. Paul Kagame, presidente de Ruanda, es acusado de crímenes contra la humanidad y masacres indiscriminadas, desde 2005, por el juez Fernando Andreu Merelles, de la Audiencia Nacional española; acusado de haber sido el principal causante del genocidio del que se declaró salvador, el de 1994, desde 2006 por el tribunal de Grande Instance de Francia, en un principio por el juez Jean-Louis Bruguière y tras su retirada por el juez Marc Trévidic[a pesar del bulo que se propagó hace unos meses, el juez Trévidic sigue manteniendo la acusación contra él y sus principales colaboradores]; y desde octubre de 2010, por un informe de la ONU, el “Mapping Report sobre violaciones de los derechos humanos en la RDC entre 1993 y 2003”, en el que se afirma que los crímenes cometidos por sus hombres, bajo sus órdenes, si llegasen a un tribunal, estaríamos hablando de GENOCIDIO;


 
3. Meles Zenawi, el primer ministro de Etiopía, a pesar de no estar buscado formalmente por ningún tribunal internacional, ni nacional ni extranjero, está acusado de cometer genocidio en la región somalí de su país, Ogaden, en el oeste de Etiopía. El cerco cada vez se estrecha más para él también, puesto que las pruebas e informes que le señalan con el dedo acusador son cada vez más imposibles de ocultar. Se habla del genocidio “ignorado” en Ogaden, pero cada vez lo es menos. La organización con sede en Washington, Genocide Watch, remitió en 2009 un informe a la alta comisaria de la ONU para los derechos humanos, la valiente sudafricana de origen hindú, Navi [de Navanathem] Pillay. 




¡Welcome Meles! Bienvenido a la más repugnante de las listas de socios del mundo, la de los presidentes genocidas buscados por tribunales y como si nada, que siguen matando y recibiendo palmaditas en la espalda. Asesinos para los que la historia tendrá que abrir un apartado especial, por ser aquellos que siguieron “gobernando” a los fantasmas de sus víctimas y a los que se permitió seguir haciéndolo en el siglo XXI.

Si bien es verdad que debe darle lo mismo, vista la suerte de sus compañeros carniceros de sus pueblos, que reciben premios en lugar de condenas, pero todo llegará… 


La próxima vez que viajen a nuestro país cualquiera de ellos (como ésta y ésta) los periodistas deberíamos informar de la visita y de quiénes son estos personajes antes de que lleguen. Además de cumplir con nuestro trabajo, permitiremos que las organizaciones que luchan contra la impunidad de los criminales conciencien, informen y actúen, amargarles la visita y sacar los colores a nuestros gobernantes, pillados dando la mano a genocidas… todo llegará.

1 comentario: